miércoles, 1 de junio de 2011

La imagen, herramienta de éxito


Vestir bien es parte de las habilidades que cada hombre debe aprender para ser competitivo y obtener éxito tanto en lo personal como en lo profesional. 

Se deben tener en cuenta varios factores como la piel, la complexión o el corte del traje para proyectar correctamente la imagen de éxito que todos deseamos.


Es importante proyectar una imagen que refleje toda la preparación y el valor profesional con el que se cuenta.

Hay una serie de consejos que debe tener en cuenta a la hora de tener una imagen de éxito.

La imagen debe respaldar su cargo.
Si tiene un puesto de liderazgo y autoridad la imagen debe transmitir el conocimiento y la experiencia. Todo se proyecta.

Hay que vestirse de acuerdo al cuerpo.
De acuerdo a la contextura del cuerpo se sabe que tipo de ropa le favorece a cada hombre.
Por ejemplo para un hombre Delgado luce mejor con un traje de dos botones. El hombre de baja estatura luce mejor un traje de un boton.
Un hombre de cara alargada le queda bien una camisa de cuello pequeño.
Un hombre delgado le va mejor con una corbata de rayas diagonales porque le ayuda a ensanchar el torso.



Hay que identificar el tono de piel.

Es importante la colorimetría que se usa cerca de la cara con el tono de la piel, el cabello y los ojos. El hombre que sepa utilizar el color en su vestimenta se distinguirá y proyectará seguridad y capacidad. Con el color de la ropa se logra una apariencia armónica, atractiva y estética. El color que se use debajo del rostro no debe notarse antes que la cara. Si esto sucede la imagen no será armónica.


Por la vestimenta se sabe todo del hombre 
Es un código de comunicación por ejemplo el uso de mancuernillas comunica poder y autoridad. Los colores lisos proyectan mas poder que las rayas o los cuadros ya que estos comunican accesibilidad. La telas delgadas son mas elegantes. 



Se deben evitar algunos errores como zapatos sin lustrar 

Sucios, usar la talla incorrecta de ropa, portar el celular en el cinturón, entre otros e introducir elementos en los bolsillos de los sacos.




No se puede olvidar el entorno laboral  y el cargo

De acuerdo de eso se debe vestir de traje o casual.


La higiene personal debe ser impecable 
La pulcritud incluye peinado, la piel, el aroma el aliento, las uñas, etc.

Una buena imagen abre muchas puertas y crea nuevas oportunidades. 
A mayor imagen, mayor poder de influencia. Hay que tener en cuenta que una imagen de alto nivel impulsa el éxito proyectando una imagen confiable, segura y con poder. La imagen debe reflejar todo, ser y parecer siempre deben estar unidos.